Así es el Xiaomi Audio Lab, el centro neurálgico desde el que dan forma a sus sistemas de audio

Así es el Xiaomi Audio Lab, el centro neurálgico desde el que dan forma a sus sistemas de audio
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Xiaomi sigue abriéndose al mundo y mostrando el corazón de sus laboratorios. Esta vez le ha tocado el turno a sus laboratorios de audio, en una pequeña sección dentro de una cámara anecoica.

Pero ¿qué es eso de "anecoica"? Una cámara anecoica (sin eco) es una habitación diseñada específicamente para absorber las reflexiones de cualquier onda sonora o electromagnética. Un lugar mágico para cualquier amante del audio.

Como relata la anécdota, en su afán por perseguir el silencio absoluto, el compositor John Cage visito los laboratorios de audio de la Universidad de Harvard. En la cámara anecoica percibió dos sonidos, uno agudo y uno grave. El primero respondía a la actividad de su sistema nervioso; el segundo, a la actividad del sistema cardiovascular. Por suerte, su utilidad va mucho más allá de "escuchar" el silencio.

El laboratorio de audio de Xiaomi

En estas cámaras se puede evaluar sin interferencias, por ejemplo, la distorsión que produce el propio altavoz de un smartphone dentro y fuera, para ponderar los distintos valores permisibles de ruido. A través de un setup de referencia, también se ponen a prueba todos los micros de los dispositivos, ya sean cámaras de seguridad o tablets.

Como vemos en uno de los planos, unos altavoces secundarios son utilizados para generar ruido e interferencias y así calibrar uno de los componentes clave en cualquier llamada: el sistema inteligente de noise cancelling. Gracias a ellos, si estás en una habitación en plena cena de navidad es más fácil comunicarse por teléfono con tu madre que intentando hablar a viva voz.

Captura De Pantalla

Como podemos ver en el vídeo de referencia, la cámara anecoica está compuesta por decenas, si no cientos, de paneles aislantes que recogen las ondas desde cualquier dirección. En el corazón de la misma se sitúa un dummy, un busto artificial que simula las proporciones generales y las propiedades fonéticas de un oído y boca humana.

Este busto cuenta con una densidad análoga a la piel humana y reacciona de forma similar en cuestión de presión sonora. Gracias a este esquema pueden simular las distintas formas de coger y colocar un smartphone, para prevenir interferencias, detectar picos de resonancia y mejorar así las cajas acústicas y el aislamiento de cada producto.

Toda la información se parametriza a través de una estación base de pad táctil, conectada a su vez a distintos calibradores minúsculos, con el fin de obtener la respuesta de todos los equipos probados en cada configuración —mediante barridos de frecuencias—.

Captura De Pantalla

Y gracias a estas pruebas se ajusta al milímetro el orden de cada elemento mecánico, la posición de las antenas, el enrutado de los micrófonos, altavoces y otros posibles receptores, todo ello monitorizado a través de soluciones de software profesionales, respetando siempre los estándares sobre volumen o ruido de fondo. Un pequeño universo para que, cuando digamos «Hey Google, quiero escuchar algo de rock», el sistema responda sin el menor fallo.

Temas
Inicio