Con este truco puedes ahorrar bastante batería (o conseguir el efecto contrario)
Trucos

Con este truco puedes ahorrar bastante batería (o conseguir el efecto contrario)

HOY SE HABLA DE

Ahorrar batería es uno de esos griales que perseguimos con el fin de raspar unos cuentos minutos y evitar depender del cargador a cada poco. A falta de los nuevos sistemas de carga hiperrápida o las tecnologías de carga de batería a través del sonido, ahorrar en consumo es la solución más prosaica, pero también la más eficaz.

La interfaz de MIUI ya ofrece multitud de opciones para ello, con una función que literalmente se denomina 'Ahorro de batería extremo' que bloquea toda notificación —similar al 'Modo Avión'—. Pero existe un interesante punto intermedio, un truco que vamos a probar, analizar y debatir.

Evitar aplicaciones en segundo plano

Vamos en primer lugar a localizar la opción para evitar que las aplicaciones consuman batería operando en segundo plano. Es decir, aquellas que se mantienen conectadas a la red para mandarnos notificaciones o simplemente obtienen información de los sensores —micros, giroscopio, etc—.

La ruta a seguir es:

  1. Entra en los 'Ajustes' del teléfono.
  2. Baja hasta la opción 'Batería y rendimiento'.
  3. Ahora toca sobre la rueda de opciones de la esquina superior derecha.
  4. En los ajustes de 'Ahorro de batería' podrás activar distintas opciones como el ahorro de batería 5G o bloquear o mantener activas las notificaciones de consumo de batería. Tendrás que bajar hasta la última opción, marcada como 'Ahorro de batería en aplicaciones'.
Collage 1

Una vez dentro de esta sección tendrás la posibilidad de elegir qué aplicaciones serán cerradas nada más dejar de usarlas, mantenerlas en segundo plano durante un máximo de 10 minutos, evitar cualquier restricción o directamente aplicar el economizador inteligente del propio sistema, la opción recomendada.

Muchas apps de reproducción musical hacen uso del micro, la geolocalización GPS o demás recursos que el algoritmo traduce como actividad, evitando la suspensión de las mismas.

Como vemos en la captura inferior, restringir aplicaciones en segundo plano evitará que estas puedan leer datos o acceder al hardware del sistema. Sin embargo, si optamos por la opción 'restringir actividad en segundo plano' el sistema nos alertará de posibles problemas de rendimiento.

Collage 2

¿Conviene forzar el cerrado de apps?

No. Hiroshi Lockheimer, ingeniero de Google conocido por sus contribuciones al desarrollo de Android, lo dejó bien claro hace algunos años: "cerrar las apps podría ser incluso peor".

¿Por qué? Porque intenta engañar al algoritmo que determina el consumo energético de las apps según una jerarquía de prioridades. Algoritmo que ha ido optimizándose y reforzándose con distintas iteraciones.

Apps

Tal y como indicó David Pierce, periodista tecnológico para Wired, las aplicaciones cohabitan en una jerarquía de cinco estados diferentes, de menor a mayor uso:

  • Uno: no funcionando. La app está cerrada y, por tanto, no consume recursos.
  • Dos: suspendida. La app está en segundo plano, sin utilizarse y sin consumir recursos.
  • Tres: en background. La app puede estar realizando actividades en segundo plano durante un máximo de 10 minutos.
  • Cuatro: inactiva. La app se encuentra en una fase de transición, no está en primer plano, en pantalla, pero se actualizar y nos enviará notificaciones.
  • Cinco: activa. La app está en pantalla, activa y usandose.

Según Pierce y la experiencia de ingenieros como Lockheimer, cerrar la app ocasiona un gasto de energía superior a mantener dicha app en un constante periodo de inactividad. Sin embargo, cerrando las apps evitamos su acceso constante a redes, carpetas de fotos o librerías —dependiendo de los permisos que hayamos concedido—, las actualizaciones inmediatas y, por tanto, el acceso regular a las mismas. También podemos programar temporizadores.

Cargar

Hay importantes matices que hacer. Durante años hemos escuchado una sentencia similar: en un atasco es mejor mantener el vehículo encendido que apagar y arrancar a cada poco, ya que se quemará más carburante y se producirá un mayor desgaste en el motor.

En este popular vídeo, el ingeniero de motor Jason Fenske desmontó este mito: apagar y encender equivale a solo 7 segundos de consumo con el vehículo encendido y parado —aquí conviene contemplar otro matiz clave: a mayor cilindrada, mayor consumo—. La organización norteamericana Sustainable America constató que 10 segundos en ralentí consumen más que apagar y encender.

Volviendo al apartado móvil y salvando todas las distancias salvables, en último término se recomienda recurrir a la citada opción "restringir aplicaciones en segundo plano", pero nunca restringir toda actividad en segundo plano, ya que reducirá la operatividad general del smartphone y, por tanto, irá más lento.

Temas
Inicio