Siete años de Xiaomi Smart Band: así ha evolucionado la pulsera hasta llegar a la Mi Smart Band 6
Smartwatches

Siete años de Xiaomi Smart Band: así ha evolucionado la pulsera hasta llegar a la Mi Smart Band 6

HOY SE HABLA DE

Después de mucha espera y pocos rumores, Xiaomi nos presentó en su evento del lunes 29 de marzo la nueva Xiaomi Mi Band 6, la smart band más popular del mercado se renueva para seguir mejorando una saga llena de éxitos.

En este post repasamos todas sus generaciones y vemos qué cambios ha ido introduciendo la firma china con el paso del tiempo para mantener a esta pequeña pulsera en lo más alto.

Xiaomi Mi Band: un monitor de actividad a precio ridículo

Mi Band 1

El 22 de julio de 2014 Xiaomi lanzaba al mundo la primera generación de la Mi Band. Nos sorprendió a todos con un dispositivo que contaba con monitor de actividad y del sueño, vibración, resistencia al agua y una autonomía que podía llegar hasta los 30 días. Su gran hándicap: no tenía una pantalla en la que visualizar datos.

El diseño era muy curioso. Nos encontrábamos con una cápsula de plástico que se encajaba dentro de una pequeña pulsera de silicona. En el frontal de la cápsula, nos encontrábamos con metal y tres leds que nos ayudaban a recibir notificaciones, conocer el estado de la batería de la pulsera, etcétera.

Y uno de los aspectos más controvertidos era su forma de cargarse, ya que teníamos que sacar la cápsula de la propia correa y cargarla aparte, un mecanismo que arrastró hasta su quinta generación.

Sin duda este modelo fue una gran revolución dentro del segmento a través de su ridículo precio, ya que por algo más de 20 euros, teníamos en nuestra muñeca un monitor de actividad que se conectaba con nuestro teléfono y nos arrojaba datos útiles acerca de nuestra salud. Pero el camino era largo y había mucho que mejorar.

Xiaomi Mi Band 1S: el sensor de ritmo cardíaco como principal novedad

Mi Band 1s

Algo más de un año más tarde, Xiaomi nos presentaba la Mi Band 1S, una renovación que no cambiaba nada a nivel estético, pero que añadía una función interesante que hasta el momento no habíamos visto en un dispositivo tan económico: el sensor de ritmo cardíaco.

Por el momento, el modelo seguía sin poder comprarse en Europa de manera oficial, pero eso no impidió que esta smart band continuase siendo un éxito. Seguía ofreciendo una experiencia que cubría las necesidades de casi cualquier persona que buscase un cuantificador de actividad a un precio ridículo.

Xiaomi Mi Band 2: la pantalla que todos esperábamos

Xiaomi Mi Band 2

Tuvimos que esperar a junio de 2016 para que Xiaomi diese un salto mayúsculo en lo que a funcionalidad se refiere. Incorporó a la Mi Band 2, una pantalla OLED con apenas 0,42 pulgadas en la que podía mostrarnos diferente información: pasos, carga de la batería o incluso la hora.

Es cierto que la pantalla tenía muchas carencias. Entre ellas destacaba el poco brillo que era capaz de reproducir, teniendo muchas dificultades para visualizar la información en exteriores. Para interactuar con ella, teníamos que recurrir a un botón situado en la parte frontal, y con simples toques nos podíamos mover entre las diferentes opciones.

Por suerte, la esencia de sus anteriores generaciones seguía estando presente. Esta Xiaomi Mi Band 2 seguía siendo muy económica, con un diseño muy discreto y ligero, y cumplía con las exigencias de los usuarios a los que iba dirigida.

Xiaomi Mi Band 3: la consolidación de un superventas

Xiaomi Mi Band 3

Dos años empleó Xiaomi en presentarnos una nueva versión de su Mi Band. Esta tercera generación llegó para seguir mejorando funciones que los usuarios pedían a la firma china. Como principal novedad, su pantalla OLED creció hasta las 0,78 pulgadas y se incorporó por primera vez un panel táctil con el que podíamos interactuar a través de gestos.

La mejora fue muy notoria en cuanto a su funcionamiento: los menús se movían con más soltura y la experiencia de usuario dio un salto significativo. Es cierto que el diseño cambió muy poco, la cápsula interior creció en tamaño, pero las correas seguían teniendo el mismo formato. Otra característica que mejoraba era su resistencia, pasando de IP67 a IP68, lo cual nos permitía sumergirla en el agua hasta 50 metros.

Estaba claro que esta tercera generación había mejorado mucho, pero le seguía faltando una pantalla con algo de mejor calidad y brillo. El margen de mejora seguía estando patente, pero su precio de apenas 30 euros la hacía irresistible para el gran público.

Xiaomi Mi Band 4: el gran salto a una pantalla a color

Mi Band 4

Cuatro fueron las generaciones que tuvieron que pasar para que la marca china incorporase una mejora sustancial en la calidad de pantalla de sus Mi Band. Esta Xiaomi Mi Band 4 contaba con un panel AMOLED de 240 x 120 píxeles y 24 bits de color. Este cambio suponía un salto muy destacado en visualización y experiencia, sobre todo a nivel de brillo.

El diseño se convirtió en icónico y seguía manteniendo una estética que mantenía la esencia de las primeras generaciones. Pero gracias a la personalización que permitía, tanto las correas como las diferentes esferas que podíamos descargar, Xiaomi consiguió dar una vuelta de tuerca a su producto.

Xiaomi Mi Band Generaciones

Todo esto la convertía en un producto cada vez más completo, ofreciendo una pulsera cuantificadora con un muy buen panel, una experiencia correcta de medición de pasos y ritmo cardíaco y un software muy práctico y estable. Eso si, su precio creció ligeramente hasta los 34,99 euros.

Xiaomi Mi Band 5: mejorando lo que ya era bueno

Mi Band 5

Y llegamos al año 2020. Xiaomi nos presentó en el mes de junio una Mi Band mucho más madura y que limaba asperezas de generaciones anteriores. Su pantalla OLED crecía hasta las 1,1 pulgadas y mejoraba considerablemente su nivel de brillo, llegando hasta los 450 nits. Sin duda, un panel que se podía disfrutar en exteriores sin problemas de visualización.

Otra de las novedades que introdujo la marca fue la forma de cargarla. Xiaomi introdujo un cargador magnético que evitaba que tuviésemos que sacar el cuerpo del dispositivo de su correa, mejorando mucho la experiencia de uso.

Su autonomía seguía siendo excelente (hasta 20 días), conservaba su gran nivel de personalización y mejoraba una interfaz que añadía hasta 11 modos de entrenamiento y un seguimiento más preciso de nuestra actividad diaria.

Xiaomi Mi Smart Band 6: el todo pantalla se instaura en la pulsera más popular del mercado

Mi Band 6

Y como os decía al comienzo de este post, llegamos al presente y nos encontramos con la sexta generación. En su puesta de largo, esta nueva Xiaomi Mi Smart Band 6 nos mostró pocas novedades, entre la que destacaba sobre manera su formato todo pantalla en el frontal.

El panel AMOLED crece hasta las 1,56 pulgadas y toma todo el protagonismo dentro de este pequeño medidor de actividad. Además, Xiaomi incorpora por primera vez en su smart band, un sensor de medición del oxígeno en sangre que todos esperaban desde la anterior generación.

Otra novedad que se presentó, fueron las más de 130 esferas dedicadas y el incremento hasta los 30 modos deportivos diferentes que posee. Por lo demás, destacó su reducción de autonomía hasta los 14 días de uso, algo comprensible dado el aumento del panel.

Mi Band 6 Spec

Por lo demás, es cierto que esta nueva Xiaomi Mi Band 6 es algo continuista. Quizás esperábamos un golpe encima de la mesa algo mayor, pero sin duda continuará siendo una de las smartband con mejor relación calidad - precio del mercado. Año tras año Xiaomi ha ido demostrando cómo mejorar un producto que parecía ser casi perfecto, y esta sexta generación es buena muestra de ello.

Temas
Inicio