Sí, Xiaomi manipula los benchmarks de sus móviles y esta es la explicación oficial
Noticias

Sí, Xiaomi manipula los benchmarks de sus móviles y esta es la explicación oficial

Durante la última semana Xiaomi se ha visto envuelta en cierta polémica. Al parecer, la compañía manipula los resultados de los benchmarks para obtener cifras superiores y así posicionar sus terminales sobre otros competidores. Hemos contactado con la marca para saber cuánto de esto es cierto y si la información que el periodista independiente John Poole "destapó", cofundador de la compañía Primate Labs (dueña de Geekbench) es fidedigna.

Sobre la potencia "real" de un smartphone

Los smartphones actuales nada tienen que ver con los teléfonos móviles del pasado. Sus procesadores multinúcleo, sus GPU y su entramado de caloductos y cámaras de refrigeración recuerdan mucho más a la placa madre de un ordenador común que a la oblea verde de los primeros teléfonos de antena.

Y aquí entra en juego la gestión de toda esa potencia y cómo se entrega: no pocos smartphones permiten cierto rango de overclock y si accedemos al menú CIT veremos que a veces las cifras de respuesta no se corresponden con las cifras de rendimiento ante un comportamiento óptimo. Un ejemplo: el móvil funcionará "más lento" si está cerca de una fuente de calor o expuesto al sol del verano. Tal vez el logo de AnTuTu represente el fuego pero, ¿de verdad queremos ver un terminal en llamas?

¿Nos engaña Xiaomi cuando nos topamos con un Xiaomi Mi 8 bajo el sistema operativo Android 12 funcionando a pleno rendimiento? Según la propia empresa, se toman decisiones y asume riesgos con el fin de evitar problemas mayores, sobrecalentamientos que puedan llevar a un smartphone incluso, en último término, a desintegrar componentes debido a una temperatura inasumible. Es por ello que la manipulación interna está fuera de las políticas de garantía.

Cuando hablamos de algoritmo de gestión energética estamos hablando de procesos automáticos que "capan" la potencia para lograr un mayor ahorro energético y autonomía de la batería, que vigilan el drenaje y rentabilizan cada miliamperio con el fin de evitar un desgaste innecesario. Junto a su desfragmentador de disco, MIUI 13 incorpora funciones para optimizar en rendimiento basándose incluso en la cantidad de carga energética restante.

Tu móvil reconoce y reacciona al tipo de aplicación en ejecución

Overclock

Como en los test de velocidad límite de los vehículos de carreras, Xiaomi predispone sus equipos para que vuelquen toda la potencia ante un benchmark y arrojen una potencia pico superior. En juegos como Genshin Impact, "Xiaomi ha integrado diferentes mecanismos para detectar la aplicación que está ejecutando el sistema para ofrecer una u otra puntuación en función a las necesidades del sistema".

Al parecer, el experto John Poole apunta a una segunda clave: engañando al sistema operativo y "disfrazando" cuál es la app en ejecución, la entrega de energía llega a ser hasta un 30% inferior. Es decir, si estás ejecutando Genshin Impact o Fortnite pero el sistema no reconociera que es uno de estos populares juegos, el rendimiento general se vería afectado, aminorando de forma consciente el resultado.

Sin embargo, la clave reside justo ahí, en reconocer qué aplicación o juego está en ejecución. ¿Por qué? Por necesidad.

En el equilibrio está la esencia

Benchmark

Batidoras, lavadoras y hasta vehículos eléctricos: en los manuales de instrucciones y bases legales de casi cualquier electrodoméstico figuran avisos de seguridad indicando que un producto puede apagarse "aleatoriamente" o dejar de funcionar sin previo aviso si los sensores detectan un sobrecalentamiento o comportamiento irregular. Sucede con teles, con la freidora de aire de Xiaomi y, cómo no, con teléfonos móviles.

Una cuestión, en fin, de estrés y salud con el fin de salvaguardar la estructura de componentes electrónicos del producto. Tal y como señalan desde Xiaomi España, la modulación de potencia y entrega energética depende de ello:

"Xiaomi aplica estrategias de control de la temperatura para garantizar una experiencia óptima del producto, sobre todo en el caso de las aplicaciones más exigentes, que suelen utilizarse durante periodos prolongados. En muchos de nuestros dispositivos, ofrecemos 3 modos de rendimiento, que permiten a los usuarios ajustar el equilibrio entre rendimiento y eficiencia energética. A nivel de sistema, todas las optimizaciones relacionadas con el rendimiento de las aplicaciones tienen en cuenta muchos factores esenciales, como el consumo de energía, el rendimiento y el impacto térmico”.

Dice la jerga legal que existe una matizable diferencia entre mentir o falsear un dato y simplemente omitir información. Tal vez estas son prácticas de rutina que no confrontan con el deber moral o legal de la empresa pero Xiaomi ha pecado de cierta opacidad: de no ser por el trabajo de Poole no tendríamos este conocimiento.

Al fin al cabo, estas son medidas por el bien de los dispositivos, razón de más para no ocultarlo, para transmitirlo de forma transparente.

Temas
Inicio