Una batalla a vida o muerte: Xiaomi quiere liderar la guerra por gama alta contra Apple o Samsung
Noticias

Una batalla a vida o muerte: Xiaomi quiere liderar la guerra por gama alta contra Apple o Samsung

"El camino de gama alta es el único camino para el crecimiento de Xiaomi, y también es la batalla a vida o muerte para el desarrollo de Xiaomi. Implementaremos inquebrantablemente la estrategia de gama alta". Estas declaraciones pertenecen a Lei Jun, CEO y fundador de Xiaomi, publicadas en Weibo y pronunciadas en el marco de la primera gran reunión de empresa con motivo de la celebración del Año de Tigre.

Parece mentira que tan pocas palabras guarden tanta información. En primer lugar, porque Xiaomi se encuentra en un momento dulce: la semana pasada supimos del liderazgo de Xiaomi en España por segundo año consecutivo y marca nuevos récords en varios mercados internacionales.

La segunda razón es algo más compleja de analizar. Pero tenemos una pista: el crecimiento de Apple y la buena acogida ante sus últimos tope de gama durante el último trimestre. ¿Qué tiene que ver un iPhone 13 Pro Max o un Samsung Galaxy S21 Ultra en todo esto? Te lo contamos.

Apple, Xiaomi va a por ti

11 Ultra

2021 ha sido un año único para Xiaomi. Diríase sagrado, incluso, conociendo la filosofía de la empresa. Y no solo por esos 49 móviles lanzados. Aunque sí especialmente por algunos modelos: el Xiaomi Mi MIX Fold y el Xiaomi Mi 11 Ultra son dos caras de la misma moneda. La de la gama-súper-alta, los flagships de tecnología única —los procesadores Surge, para ser más específicos—. El Xiaomi 12 Ultra sigue su marcha, igual que el FOLD 2.

Dos móviles que podríamos tildar de especiales porque hablan de telefonía desde otra perspectiva: si la familia Redmi, POCO o Redmi Note sirven a una causa global, la de traer móviles económicos pero potentes al mercado generalista, los MIX y los Ultra quieren ser esa bandera coronando la cima, las herramientas donde la marca puede presumir y sacar a relucir lo mejor de sus departamentos de I + D.

Xiaomi no aspira a otra cosa que ser líder mundial. Su inversión para desarrollo de 50.000 millones de yuanes acaba de ser doblada. Durante el próximo lustro la marca piensa gastar 100.000 millones de yuanes (casi 14.000 millones de euros) en investigación y desarrollo, con el fin de competir en este duro segmento, marcar nuevos hitos y adelantarse a sus rivales directos.

Una guerra en la que compite contra Apple y Samsung en occidente, pero también contra OPPO en oriente en general, contra Huawei en China en particular y realme en India, ese nuevo dolor de cabeza que crece a pasos agigantados.

¿Y dónde está el dinero para sostener semejante inversión? El flujo de efectivo se lo aportan los 500 millones de usuarios activos de MIUI y la consistencia de marcas como POCO y Redmi, responsables del 80% de los beneficios del departamento móvil. Pero también esperan conquistar Europa con sus electrodomésticos y sus vehículos inteligentes. Ambición no les falta, tampoco recursos.

Temas
Inicio